Los detectores de humo son dispositivos indispensables para cualquier inmueble, ya que están diseñados para detectar la presencia de un incendio en el interior de un edificio. En el mercado, hay una gran variedad de diseños o modelos. Para elegir el correcto debemos conocer bien las instalaciones, el tipo de inmueble y actividades que se realizan al interior.

Existen, por ejemplo, los detectores convencionales que son aquellos que señalan la presencia de fuego o calor. Su instalación se realiza en serie y cuenta con un indicador de zona, el cual se activa en caso de alguna emergencia. De este tipo, existen los detectores convencionales direccionales que cuentan con indicadores por cada elemento y no por zona.

También puedes encontrar detectores inteligentes que son más modernos y eficaces pues ofrecen información adicional como la cantidad de humo que hay y el nivel de temperatura alcanzado. Por su parte, los detectores iónicos son capaces de alertar ante la presencia de gases y humos de combustión que pueden ser no visibles, esto gracias a que disponen de una cámara de ionización de aire abierta. Por último, los detectores ópticos cuentan con un emisor de luz y un fotorreceptor, así, cuando entra el humo a la cámara, se dispara la alarma.

Te invitamos a contactar al personal de Equipos y Sistemas contra Incendios en donde contamos con las herramientas perfectas para salvaguardar a tu personal y tus instalaciones. ¡Llámanos!